Bikaner. Ratas, havelis, templos y su fuerte

Por la mañana temprano, después de tomar un buen desayuno con vistas al fuerte, nos pusimos en marcha en un rickshaw que negociamos para todo el día. Empezamos dirigiéndonos al templode Karni Mata, en Desnohk, a unos 30 km. El trayecto de una media hora estuvo muy bien ya que fuimos disfrutando del viento y la música hindi que puso el conductor, mientras nos cruzábamos con camellos, vacas o pavos reales.

El templo de Karni Mata es un templo durga basado en la leyenda de que Karni, encarnación de durga, pidió al dios de la muerte que devolviera la vida a su hijo ahogado. Este se negó así que Karni decretó que todos los miembros de su familia se reencarnarían en ratas. Al templo no paraban de entrar y salir gente, de pueblos de alrededor ya que tienen la creencia de que sus antepasados se han reencarnado en estas ratas. Dentro nos encontramos de nuevo con la pareja de hyderabad que conocimos en el tren el día anterior.

Dimos una vuelta por el templo viendo montones de ratas pero ni rastro de ninguna blanca, que son las que dan suerte para el desarrollo espiritual de aquellos que consiguen verlas. Pero justo antes de irnos, de casualidad vimos una de las pocas ratas blancas escondida en un rinconcito, así que nos fuimos tan contentos, ya veis las cosas que nos hacen felices cuando estamos en modo turista.

Volvimos a Bikaner, y fuimos directo al casco antiguo que rodeado por una muralla contiene varias havelis importantes y una par de templos jainistas. Entramos a uno de ellos donde el monje nos explicó amigablemente en que consistía su religión y como se realizan las oraciones, a lo cual le siguió preguntarnos si teníamos alguna moneda de euro de nuestro pais para su colección, muy típico. Tras un paseo para ver un par de havelis por fuera nos subimos de nuevo en el rickshaw para ir a comer.

Por la tarde fuimos a ver el fuerte, entramos en este con un grupo de turistas y un guiá nos iba explicando todo en hindi y en inglés. Allí nuevamente parecíamos nosotros más la atracción que el propio fuerte, todos los nuevamente querían hacerse fotos con nosotros. Conocimos una extraña pareja española, que empezaron a hablar con nosotros y de repente el hombre empezó a decir venga!! vamos a seguir, como si nosotros hubiéramos sido los que les hubiéramos entrado a dar el coñazo…En fin..hay gente para todo…lo mismo les parecimos pesado, pero es sencillo…si preguntas, contesto, jejeje

En este fuerte había prácticamnete lo mismo que en casi todos, armas, ropas, habitaciones lujosas, balcones….tipicas cosas de los maharajas!! Aunque en este también había un biplano que le regalo el gobierno británico al Maraja tras la segunda guerra mundial.

Tuvimos luego el tiempo justo para tranquilizar a la familia por el wifi y descansar un rato en la recepción del hotel mientras nos preparaban un sandwich y una tortilla para el tren. Nos llevaron enseguida a la estación y estuvimos haciendo tiempo en una de las salas de espera, realmente en la de las mujeres, a la que se coló Javi aprovechando que no había nadie, pero realmente si una mujer hubiera querido entrar, él se hubiera tenido que ir. Allí en India hay muchas cosas que hacen por separado hombres y mujeres, por ejemplo montar en metro, hay un vagón distinto para cada sexo, las colas en los cines… hemos llegado a la conclusión de que es cuando hay demasiado bullicio de gente y se deben de separar porque quizás a los hombres se les va un poco la mano…


Nos acomodamos en el tren, en el que nuestro vagón de 2ac estaba prácticamente vacío, pero esto no evitaba que estuviera lleno de basura, suciedad, y un horrible hedor a pis. Fuimos tranquilos todo el viaje hasta que cuando a penas quedaba una hora para llegar a la estación comenzó a venir todos los cazaclientes a darnos el coñazo. Al principio te quedas bocas, porque se sientan tan panchos en tu cama invadiéndote la intimidad, pero bueno, luego ya te relajas sabiendo que en cuanto les dices que tienes reserva y el nombre de tu hotel te dejan en paz.
A la llegada a Jaisalmer sobre las 23:30 de nuevo nos esperaba un tuktuk para llevarnos a nuestro hotel. 
2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Leer entrada anterior
De palacios y astros en Jaipur

El día amaneció lloviendo así que desayunamos con calma. Mientras escampaba mandamos un mail al hotel que teníamos reservado en...

Cerrar