Jaisalmer. Mas allá del fuerte dorado

Cuenta la leyenda, que en la ciudad dorada de Jaisalmer, en una época regida por grandes fuertes y hermosos palacios, en la que en las calles se respiraba un ambiente comercial, con los mercaderes vendiendo sus especias, dagas, piedras preciosas y los maharajas paseaban sobre sus elegantes elefantes decorados con preciosas telas, zafiros y esmeraldas…Había una prostituta que quiso hacer una bonita puerta a la entrada del lago Gadi Sagar, situado al sur del fuerte y el cual abastecía de agua a toda la ciudad. El Maharaja se lo prohibió, porque decía que si construía una entrada de este tipo él tendría que pasar por ella cuando quisiera venir a pasear por las orillas de lago, lo que le parecía totalmente indigno. Ella, en secreto intentó construir la puerta varias veces, pero siempre el Maharaja se enteraba y la ordenaba derrumbar. Un día, aprovechando un viaje urgente del Maharaja, rápidamente la prostituta volvió a levantar la puerta, la cual llamó Tilon kipol, pero esta vez se la ocurrió construir un templo dedicado al Dios Krisna en lo alto de la misma. Esto impidió que el Maharaja a su regreso pudiera derruirla, ya que enfurecería a los dioses.

Nos parecío interesante visitar el lago, bastante bonito, rodeado por hermosos edificios en tono vainilla. Ya no abastece de agua a la ciudad desde 1965, ha quedado simplemente como un lugar de recreo.
Ese día hacía un calor de pelotas, y al descansar en una sombra, unos hombres que estaban jugando a las cartas nos pidieron si podíamos hacernos unas fotos con ellos.Cogimos un tuc tuc hacia la zona del fuerte, el cual compartimos con los hijos del conductor que venían de la escuela. Los niños suelen ir al colegio sobre las 9 de la mañana y regresan al medio día. El motivo de que el horario escolar sea tan corto, se debe al calor, que es bastante agobiante dentro de las aulas, o por lo menos así nos lo explicó este hombre mientras nos llevaba. Los mejores guías son los conductores, ya que son muy charlatanes y a lo mejor no tienen demasiados datos históricos pero en cambio te cuentan cosas más interesantes de su día a día.
Enseguida llegamos al fuerte y comimos pronto porque a las 15 horas comenzaba nuestra excursión hacia el desierto. Asi que volvimos al hotel, donde pronto vino el Jeep a recogernos y nos presentaron a la pareja de Bangalore con la que íbamos a pasar la tarde, llamados Tridert y Sobha, un matrimonio que estaba celebrando por el Rajastan su 30 aniversario de boda.
Aprovechamos a parar en una tienda para comprar unos caramelos porque nosotros llevábamos pero eran de los blandos tipo sugus y estaban desechos por el calor. Allí es muy habitual encontrarte niños que te suelen pedir golosinas y chocolates.

El tour consistía en visitar algunos poblados que nos pillaba de camino hacia el desierto y un antiguo poblado en ruinas.

Al llegar ya donde íbamos a coger a los camellos, vimos como las mujeres y niñas de los poblados avanzaban por las tierras áridas con cantaros en la cabeza donde recogían el agua cada día, llegando a recorrer varios km todo los días.  Es realmente impresionante ver el equilibrio que tienen para no derramar ni una sola gota y con la naturalidad con la que caminar, vamos!! muchísimo mejor que las modelos en sus inicios con los libros en la cabeza, je je ….
En fín, al llegar, nos estanban esperando los camelleros y sus ayudantes y enseguida nos subimos a los camellos que además de a nosotros cargaban con la comida para esa noche y fuimos paseando poco más de 40 minutos hasta llegar a las dunas, donde pasariamos un par de horas. Yo (Ally) iba todo preocupada poruqe a Javi le tocó un camello rebelde todavía no domesticado y con muy mala leche…¡¡lo que me faltaba!! que saliera corriendo por el desierto el jodio del camello con mi marido…menos mal, que por suerte o por desgracia, Soba decidió continar en Jeep ya que la dolia la espalda de tanto movimiento, con lo que enseguida aproveche para ponerme cansina de que a Javi le cambiaran el camello. Perfecto, ya seguimos solos romanticamente paseando por el desierto a los lomos de camello mientras comenzaba a caer el sol 😀

Cuando nos bajamos del camello, estuvimos haciendo el tonto, saltando y haciendo fotos por las dunas hasta que llegó el atardecer y nos sentamos en lo alto de una para disfrutarlo.

La pareja de la India se unió a nosotros, charlamos un rato cotilleando los unos de los otros. Cuando el sol empezó a posarse en el horizonte, cada pareja se comportaba naturalmente según su cultura, nosotros abrazándonos y ellos empezaron los dos a cantarle a los dioses. No entendíamos nada de la canción en hindi pero fue muy romántico y muy bonito compartir aquel momento con ellos.

Volvimos ya casi de noche a donde estaban los camellos donde la cena estaba casi lista, y nos sentamos en unas mantas un poco roídas, pero total, estábamos ya llenitos de tierra de hacer el ganso.

 Nos prepararon en una hoguera unas chapatis, arroz, noodles y un guiso de patata, todo picante como siempre. En la cena seguimos hablando con la pareja. Nos preguntaron que si podían venir con nosotros a Jodhpur en nuestro coche, que nos pagaban parte y nosotros encantados accedimos.
Nubes de tormenta nos acechaban al horizonte, donde de vez en cuando veíamos el destello de los rayos que se acercaban poco a poco. Pero no nos llegamos a mojar. Pasamos un momento bastante divertido mientras que comíamos con las manos mientras intentábamos averiguar en la oscura noche que era lo que nos estábamos llevando a la boca.
En cuanto terminamos de cenar, recogieron el chiringuito en cinco minutos y nos montamos en el Jeep de vuelta al hotel. Una buena ducha y una cervecita en la azotea del hotel con Anib y Avi finalizaron un perfecto día y ya enseguida nos fuimos a descansar que al día siguiente bien temprano continuábamos el viaje.
2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Leer entrada anterior
Relax merecido en Jaisalmer

Nuestra idea en Jaisalmer era pasar un par de días más tranquilos viendo su fuerte, que es el único del...

Cerrar