Fatehpur Sikri, una interesante parada de camino hacia la esperada Agra

Recorriendo otros 300 km más o menos en coche llegamos ya a nuestra primera parada de Uthar Pradesh, Fatehpur Sikri, la antigua capital del imperio mogol. Su emperador, Akbar, que lamentablemente parecía que no podía tener descendencia, visitó a un santo del pueblo de Sikri. Éste, le anunció que tendría un hijo varón , cuando esto ocurrió, en agradecimiento levantó allí la capital. Este emperador tenía 3 esposas favoritas, cada una seguidora de una religión distinta, una cristiana, una hinduísta y otra musulmana. Para cada una construyó un palacio y también levantó allí una gran mezquita en honor a la esposa que le había concebido a su tan esperado heredero.

Allí, aparcamos el coche y conocimos a unos amigos de Rabhu, mientras él como de costumbre se quedó a esperarnos, nosotros fuimos con un amigo suyo que nos hizo de guía gratuitamente, aunque al final de la visita nosotros le ofrecimos una pequeña propina. Fuimos hacia el palacio por el lateral de las ruinas de la ciudad de Fatehpur, allí una familia india nos empezó a pedir caramelos, en ese momento no les dimos nada porque no los teníamos preparados así que tuvieron que esperar a la vuelta, cuando ya les dimos algunos caramelos a los niños. Nunca se nos olvidará la forma de comportamiento de la madre, estaba allí, con una actitud tan inocente como la de un niño, vino dando saltitos para ver que les estábamos dando y nos quedó la duda si es que ella también quería golosinas, la verdad es que fue algo que nos llamó realmente la atención porque pese a su comportamiento infantil tenía apariencia adulta e incluso de alguien más mayor que nosotros.

En fin, continuemos, comenzamos la visita por los salones de las audiencias públicas, donde se realizaban juicios, en los cuales según cuenta la leyenda, los condenados a muerte eran pisoteados por elefantes y luego por el patio de las audiencias privadas.

Nos dirigimos hacia la Jama Masjid, es decir, la mezquita musulmana de la que os hemos hablado antes.Esta tenía un gran patio bordeado de altas paredes en tono granate a juego con el resto del complejo y en el centro un mausoleo de mármol blanco en honor al Shaikh Salim Chishti, donde actualmente se hacen las oraciones por parte de las mujeres que no pueden quedarse embarazadas.

El patio estaba lleno de tumbas de  familiares del antiguo emperador y ya finalmente a las afueras de la mezquita se encontraba el palacio.
El palacio construido en arenisca de un  tono rojizo y con bonitos jardines, estaba repleto de vistosos salones al aire libre decorados con vistosas columnas cada una tallada de forma diferente. Uno de los patios es bastante curioso, el patio de Pachisi, donde el emperador jugaba a este juego con esclavas como fichas.

Por fin llegó uno de los momentos más esperados del viaje, nuestro próximo destino…Agra!!! Pasando otra horita en coche por las temerarias carreteras de la India, llegábamos a Agra, una de las ciudades que tiene el honor de albergar a una de las maravillas del mundo, el Taj Mahal, el cual casi es más bonito que su propia historia.  Estaba ya anocheciendo así que nos pusimos a buscar hotel como locos, al final nos decidimos por un hostel que estaba muy bien de precio y nos despedimos tristemente de Rabhu, ya que era su último día con nosotros.

Allí llegó la esperada vista, mientras que íbamos probando todos los hoteles de la zona, Javi subió a una azotea..y allí lo vio!! el Tah Mahal !!! con sus blancas fachadas y estratégicamente limitado con sus cuatro pilares. Yo en cambio, tendría que esperar al día siguiente, ya que solo pude ver su silueta negra en la oscura noche mientras que cenábamos en lo alto de un restaurante.

Un ratito más tarde, al regresar al hotel, sin saberlo, tuvimos una corta conversación sobre la negociación del precio de la habitación con una pareja, que más tarde por causa del destino se convertirían en unos compañeros de viaje hacia Varanasi y como no!! en unos nuevos amigos con los que esperamos seguir teniendo relación por mucho tiempo.

Ya nos fuimos a la cama y vaya odisea, “El Taj Guesthouse” uno de los peores alojamientos en los que hemos estado sin duda alguna…la habitación llena de mosquitos, todo superguarro, sucio y asqueroso. Nos intentamos duchar y fue casi imposible, el agua se cortaba y ya no hablemos de conciliar el sueño, fue una tarea pendiente durante toda la noche…


2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Leer entrada anterior
Ranakpur y Kumbhalgarh

Salimos  hacia el próximo destino, Udaipur, pero esta vez teníamos pensadas varias paradas que íbamos a hacer por el camino....

Cerrar