Joe!! como mola Hue!!…visita a la ciudadela y a la Thien Mun pagoda

A las 10 AM llegó nuestro tren a Hue y allí fue nuestra triste despedida de Miriam y Sergio, la pareja que habíamos conocido en Hanoi, con la que llevábamos ya 5 días juntos. A partir de ese momento nuestros viajes se separaban y quien sabe si nos volveríamos a ver algún día. La tristeza se mezclaba con un sentimiento de emoción porque también ahí comenzaba nuestra aventura en solitario por las tierras vietnamitas.

La puerta de Choung Duc

Al salir de la estación vimos un tío que tenía un cartel con el nombre de nuestro hotel,  por lo visto estaba esperando a una pareja, así que nos acoplamos a ellos y nos ahorramos el traslado. Hicimos el check-in y la habitación era la mejor que habíamos tenido hasta el momento, y solo por 17 $ !!!!Aunque hay que tener en cuenta que solo habíamos hecho noche en un barco y en los trenes…bueno!! y en el hotel de Sapa, al cual se le caían las cortinas roídas. En fin, nos dimos una ducha y salimos dando un paseo para ir a ver la ciudadela. 

La Kinh Thanh, ciudadela de Hue,  fue construida  por Gia Long, el primer emperador de la dinastía Nguyen, allá por  1805 y abarca unos 10 kilómetros. Está rodeada por una muralla y un foso. Tiene 10 puertas de acceso, cada una acompañada de un puente que cruza el foso, pero actualmente solo se accede por su puerta más famosa, la  Ngo Mon.

Entrada a la Ciudadela
La ciudadela era donde vivía el emperador de Vietnam, todas las entradas tenían 3 puertas y la del centro siempre estaba cerrada porque únicamente la podía usar el emperador. El interior de la Ciudad Imperial se compone de templos y pabellones restaurados  pero la zona de la Ciudad Púrpura Prohibida, todavía está en proceso de restauración, ya que quedó totalmente arrasada durante  la guerra de Vietnam. En 1993 fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO 

Interior de uno de los pabellones 

Cerca del Pabellón de Hien Lam, se encuentran perfectamente alineadas las urnas dinásticas, fabricadas en bronce y representan a los 9 emperadores de la dinastía Nguyen. Cada una tiene una diferente decoración, lo que las hace únicas. La única urna que no se encuentra allí es la del primer emperador Gia Long de la dinastía.

Algunas de las 9 urnas dinásticas
El primer pabellón que te encontrabas era el Palacio de Thai Hoa, es decir, palacio de la armonía suprema, donde se hacían las coronaciones de los emperadores de cara al pueblo. Estuvimos paseando por las instalaciones más o menos un par de horas. Salvando mucho las diferencias, nos recordó a la ciudad prohibida de Beijing, aunque la mayor parte del recinto se encuentra destruido por los bombardeos de las diferentes guerras que ha sufrido Vietnam.

Al salir, por un euro cogimos dos moto-taxis, que en Vietnam son muy usuales y hasta  tienen su propio nombre “las xe om”. Nos llevaron otra vez a nuestra zona donde comimos en un restaurante rollo económico que se llamaba DMZ, siglas de la zona cercana a Hue conocida como la De-militarized zone, que fue la frontera entre los dos bandos en la guerra de Vietnam. Recuerdo que los chicos del restaurante estaban preparando la fiesta de Halloween y estaba todo decorado con fantasmas y calabazas.

Interior del barco 

Después de reponer energías cogimos un barco por el río perfume que nos llevó hasta la Thien Mun pagoda, donde a Javi le ofrecieron unos vietnamitas un poco de incienso para que hiciera las oraciones a Buda. 

Thien Mun pagoda

Allí dimos un paseo por los jardines y vimos a los jóvenes budistas jugando al fútbol  y no se les daba nada mal. Luego nos montamos otra vez en nuestro barco que nos esperó media hora y volvimos de regreso al hotel.


Por la noche, por casualidad descubrimos un restaurante impresionante “el tropical garden” que nos encantó. Nos sentaron en una mesa del jardín que estaba retirada y tuvimos una fantástica cena a la luz de las velas y escuchando de fondo la música tradicional que estaban tocando en directo en el interior.


Ahí tuvimos un susto porque Ally le dio con el pie a un incienso que había colgado debajo de la mesa y lo apagó, el caso es que como al principio no lo vimos creíamos que  le había picado un pedazo de bicho porque le dolió bastante pero luego nos reímos al ver que había sido el incienso para los mosquitos. La cena nos costó alrededor de 10 euros por pareja y la verdad es que estuvo deliciosa. Nos fuimos temprano a descansar pues la mañana siguiente tocaría madrugar para ver el resto de hue antes de partir a medio día hacia nuestro siguiente destino.

2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Leer entrada anterior
Surcando los mares de la Bahía de Halong

Panorámica de la Bahia de HalongPor la mañana, a las 6 AM llegamos a la estación de trenes de Hanoi...

Cerrar