Llegando a Kathmandu! primer encuentro con Nepal

Después de madrugar, tocaba coger un taxi a la terminal 3 del aeropuerto Indira Gandhi y pegarnos dos horas de vuelo con IndiGo (compañía que nos sorprendió gratamente). Llegamos sobre la 1 de la tarde a Kathmandu, la capital del joven país de Nepal; situado entre los declives del Himalaya y cerca del Tibet. Tras la burocracia y el religioso pago de 25 dolares/persona por el visado, estábamos por fin en suelo Nepalí.

Durbar_Square

Transporte hasta Thamel

Antes de salir, decidimos coger un taxi y fijar nuestro destino en Thamel, la zona turística y mochilera de Kathmandu. Llegamos en poco más de media hora y durante el trayecto ya percibimos que esto era bastante diferente de la India, menos caótico, más turístico o al menos mejor organizado para el turismo, y sobretodo…. más limpio… mucho más.

Cambio de Rupias

Cambiamos nuestras primeras rupias nepalies, a más o menos 110 rupias por euro, la moneda que te permitirá comprar prendas de montaña a precios muy bajos y de muy buena calidad, degustar un variado menú de su comida más tradicional o de disfrutar de los grandes trekings que suelen ofertar las numerosas agencias locales que se encuentran por sus calles y durante los cuales, ¡¡quizás!! si tienes suerte te encuentres con el legendario Yeti.
Como no teníamos hotel buscamos un restaurante con wifi para reservar alguno por la zona mientras recargábamos las pilas.

KathmanduMask

Alojamiento y comida

Nos sentamos en el restaurante NFC, donde comimos en una terraza cubierta y menos mal  porque casi al terminar empezó a llover. Y es que nos encontrábamos aún en el final de la época monzónica. La mejor época del año para visitar este país es la estación fresca, que abarca entre los meses de Octubre a Marzo, luego podemos diferenciar dos estaciones más, la húmeda, con un clima cálido y pegajoso entre los meses de Abril a Junio y por último la época monzónica desde finales de junio a Septiembre. En fin, por apenas 800 rupias Nepalies nos tomamos una buena pizza barbacoa y unos aros de cebolla; y tuvimos tiempo para reservar habitación en el Hotel Ganesh Himal, hasta que escampó lo suficiente para plantarnos de nuevo las mochilas y dirigirnos andando a nuestro hotel, que estaba un poco más retirado de todo el jaleo de Thamel, a apenas unos 5 minutos hacia el sur.

Al llegar al Ganesh Himal quedamos encantados de nuestra elección, la gente de recepción super atenta y el hotel muy limpio y tranquilo. Nos dieron una habitación en la quinta planta y pese a no tener ascensor merecía la pena pues había una terraza común  desde la que se veía el templo de los monos, e incluso el pico Ganesh Himal en días despejados.

durbar_Kathmandu
durbar_Kathmandu6

Primeros pasos en la Plaza Durbar

En cuanto dejamos las mochilas salimos rumbo a la Plaza Durbar de Kathmandú, que desde el hotel estaba a menos de 5 minutos a pie. Según nos acercábamos nos íbamos encontrando con pequeños templos en las esquinas y cada vez había más y mas gente por las calles. Al llegar a una de las entradas de la plaza nos encontramos el kiosko en el que toca pagar por entrar a la plaza… nada más que 750 rupias por persona, unos 7 euros que te dan derecho también  a la entrada al museo y a un plano. Lo primero que hicimos es ir a la oficina turística donde con la entrada, el pasaporte y una fotografía nos hicieron un pase válido por una semana. Esto es super interesante porque seguro que queréis volver en más de una ocasión al corazón de Kathmandu.
durbar_Kathmandu4

Ya estaba atardeciendo así que fuimos directos a dar un paseo alrededor de los múltiples templos que forman esta plaza patrimonio de la Hunesco y pudimos disfrutar de la arquitectura tradicional Nepalí. No dio tiempo a mucho pues la noche nos cogió enseguida, pero si pudimos disfrutar de la plaza llena de gente, paseando, haciendo ofrendas o simplemente charlando con complicidad en las grandes escaleras de los templos.

Durbar_Kathmandu3

Estábamos ya cansados pero satisfechos por lo que había dado de si un día de “transición” como este, así que nos volvimos al hotel a cenar. De camino aprovechamos a comprar unas zapatillas de treking para Alatiel en una de las tiendas de material de de aventura y treking de Thamel. Por apenas 2500 rupias y tras mucho regatear nos llevamos unas North Fake,como diría nuestro amigo Ricardo ;).

Durbar_kathmandu

Tras subir a duras penas las cinco plantas hasta llegar a nuestra habitación, echamos un vistazo a Kathmandú desde la terraza y desde allí pudimos ver el templo de los monos iluminado en la lejanía. Y nos dijimos… “mañana va a ser un buen día” pues lo dedicaríamos por completo a descubrir Kathmandu a nuestro rollo.

monkeyTempleNight  
2 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Leer entrada anterior
Varanasi: La vida y la muerte se bañan en el Ganges

 La vida y la muerte limita nuestra existencia. La vida no es más que un peregrinaje hacia la meta final,...

Cerrar