La Devi Kumari, ¿privilegiada o prisionera?

En el interior de la Durbar Square del valle de Kathamandu, cerca del palacio se encuentra la famosa casa de la Kumari, esa niña divina y misteriosa a la que todo el mundo desea ver…más conocida como la diosa viviente de Kathmandu.

Sale dos veces al día al balcón para ser observada  apenas un instante por sus fieles y el resto del tiempo permanece en el interior del edificio, excepto una vez al año, cuando se hace una celebración en la que es mostrada por las calles de la plaza Durbar. Su clausura finaliza cuando la viene la primera menstruación, cuando se elige su sucesora para cumplir su papel.


La veneración por esta niña es una tradición que surgió en el siglo XVII y la leyenda cuenta que durante el reinado de Jayaprakash, el último rey de Nepal de la dinastía Malla, todas las noches la diosa Taleju entraba en los aposentos del rey bajo la forma de una serpiente roja para jugar con él a tripasa (un juego de dados) con la condición de que el rey no hablara jamás con nadie sobre sus encuentros.

Su esposa, inquieta por su rutinaria y pronta hora de retirarse a sus aposentos, una noche decidió seguirlo  para confirmar sus sospechas y efectivamente corroboró que se reunía con alguien y les descubrió  La diosa, totalmente enfurecida se fue  amenazando al rey de que si quería continuar protegiendo a su país, debería de buscarla entre la multitud de la comunidad Ratnawalli, donde ella se está se escondería bajo la apariencia de una niña perteneciente a la familia Shakya.

De inmediato, el rey preocupado por el futuro de sus fieles salio de palacio en busca de la misteriosa joven que había poseído el espíritu de la diosa Taleju.

Kumari, o Devi Kumari, es la tradición de adorar a jóvenes niñas vírgenes como manifestaciones de la voluntad divina de la energía femenina o devi en las tradiciones religiosas hindúes. En Nepal, una Kumari es una niña pre-adolescente seleccionada del clan Shakya o Bajracharya (el clan al que pertenecía el Buda) de la comunidad nepalesa Newari. La Kumari es venerada y adorada por algunos de los hindúes del país, así como los budistas de Nepal. En Nepal existen varias Kumaris, pero la más conocida es la Kumari real de Kathmandú y vive en el Kumari Ghar, un palacio situado en el centro de la ciudad.

La rigurosa selección de la Kumari se lleva a cabo por 5 altos sacerdotes budistas:  Buda Vajracharya Panch, el Guruju Bada o Jefe Royal Priest, Achajau el sacerdote de Taleju y el astrólogo real.

Ella debe estar en excelente estado de salud, nunca han derramado sangre o han sido afectados por alguna enfermedad, sin defecto y no haber perdido todavía ningún diente. Las niñas que pasan estos requisitos básicos de elegibilidad se examinan para el lakshanas battis, o “treinta y dos perfecciones” de una diosa.
Además de esto, el pelo y los ojos debe ser muy negro, debe tener delicadas manos y los pies además de tener los órganos sexuales pequeños.

La chica también se observa signos de serenidad y valentía y su horóscopo se examina para asegurarse de que es complementaria a la del Rey.

Una vez que los sacerdotes han elegido un candidato, tiene que someterse a pruebas aún más rigurosas para asegurar que, efectivamente, posee las cualidades necesarias para ser el vaso vida de Durga. Su mayor prueba viene durante el festival hindú de Dashain. En el ‘negro’ kalratri noche, o, 108 búfalos y cabras se sacrifican a la diosa Kali. El joven candidato se toma en el templo Taleju y se liberan en el patio, donde las cabezas cortadas de los animales son iluminadas por luz de las velas y los hombres enmascarados bailan alrededor.

Si el candidato posee realmente las cualidades de Taleju, ella no muestra miedo durante esta experiencia. Si lo hace, otro candidato es contratado para intentar la misma cosa.
Como prueba final, la diosa viviente tiene que pasar una noche solo en una habitación entre las cabezas de cabras y búfalos sacrificados ritualmente sin mostrar temor. El candidato sin miedo ha demostrado que tiene la serenidad y la audacia que caracteriza a la diosa que es para ella habitan. Después de pasar por todas las otras pruebas, la prueba final es que ella debe ser capaz de recoger las pertenencias personales del anterior Kumari entre una variedad de cosas dispuestas delante de ella. Si ella es capaz de hacerlo, no hay duda restante que ella es la elegida.

El proceso de selección para ella es especialmente riguroso. El actual Kumari real, Matina Shakya, de cuatro años, se instaló en octubre de 2008 por el gobierno maoísta que sustituyó a la monarquía. Samita Bajracharya, ya que la Kumari de Patan es la diosa viviente segundo más importante. [2]
En la India un Kumari se elige generalmente para un día y adorado en consecuencia en ciertos festivales como Navaratri o Durga Puja. En el estado indio de Bengala se trata de una práctica muy frecuente.
Una Kumari se cree que es la encarnación de la diosa Taleju (el nombre nepalí de Durga) hasta que menstrúa, tras lo cual se cree que la diosa desocupa su cuerpo. Enfermedad grave o una pérdida importante de sangre de una herida son también causas para que ella volverá a la situación común.

Como consecuencia de esta legendaria historia, cada año, el rey nepalí buscaba la bendición de la Kumari real en el festival de Indra Jatra pero actualmente esta tradición ha cambiado con la transformación a república  y ahora dicha función ha delegado en su presidente.

Una vez que la Kumari es elegida, debe ser purificada para que pueda ser un recipiente impune para Taleju. Ella es tomada por los sacerdotes para ser sometida a una serie de secretos rituales tántricos para limpiar su cuerpo y el espíritu de sus experiencias pasadas. Una vez que estos rituales se han completado, Taleju la penetra y ella se presenta como la nueva Kumari. Ella está vestida y maquillada y luego sale del templo Taleju y cruza la plaza para llegar a la que será su casa durante la duración de su divinidad.

Muchas familias humildes del campo desean que su descendiente llegue a ser la Kumari aldún día, incluso hoy en día, el sueño de una madre con una serpiente roja es considerado como un portento de la elevación de su hija a la posición de la Royal Kumari.

Aprovechamos nuestro último día para ir a ver a la niña y efectivamente puntual a las 11 de la mañana se asomó al balcón, con una apariencia serena, mirada fría e indiferente hacia el horizonte. El sentimiento que nos provocó fue algo escalofriante, entendimos que su posición privilegiada es un honor para ella y su familia, a parte de que es un seguro de por vida, ya que recibirá una extraordinaria cuantía económica hasta el fin de sus días…¿pero a que precio?. Su infancia se habrá reducido a un claustro de al menos unos doce o trece años, sin conocer el mundo exterior, totalmente aislada, con la única compañía de su familia y su sacerdotisa. ¿Y como será su futuro? Ni si quiera podrá tener descendientes, es y será siempre considerada una diosa, nadie se atrevería jamás a impugnar su pureza….en fin  la religión mueve masas y más en países en los que debido a su subdesarrollo es casi uno de sus únicos amparos al a felicidad.

Seguimos el resto del día visitando aquella espectacular ciudad, entrando al palacio real (cosa que he de reconocer que no fue muy impresionante) y aprovechamos para hacer las últimas compras y tomar las últimas fotografías de recuerdo.

Al día siguiente salía nuestro avión hacia nuestro último tiempo en Delhi, apenas teníamos un día y medio para conocer la capital india y encima tuvimos algún que otro percance que nos hizo más difícil todavía dicho cometido….que ya os contaremos en el siguiente post!!

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Leer entrada anterior
Comida vietnamita en tu propia casa!!

En esta entrada os proponemos un plan, unas fáciles y divertidas recetas para sorprender a quienes vosotros queráis con una comida...

Cerrar