Xi´an es mucho más que sus guerreros

A las 5 salimos del hotel para coger un taxi, nuestro vuelo hacia Xian salía bien temprano por la mañana y como los taxis allí son bastante económicos por unos 90 yuanes fuimos desde el centro de Beijing al aeropuerto. Tras un breve vuelo con china southern llegamos a Xian, capital de la provincia de Shaanxi, y una de las ciudades más antiguas de China debido por un lado a haber ejercido como capital del imperio durante varias dinastías y por otro lado debido a ser el inicio de la Ruta de la Seda; así que, como podéis imaginar nos quedaba un mundo por descubrir y exprimir en poco más de dos días.

Torre de la Campana, Xi’an

La forma más cómoda para trasladarte desde el aeropuerto al centro de Xi´an es coger el Shutle bus, por solo 25 yuanes por persona puedes cogerlo en la calle nada más salir de la terminal y en tan solo media hora estarás en el centro. Fuimos paseando a nuestro hostel, eXiangzimen International Youth Hostel; donde nos quedamos con una habitación doble por 200yuan/noche y que resultó un gran acierto, nada que ver con nuestro anterior hotel en Beijing,


Lo primero que hay que podéis visitar en esta ciudad son sus dos míticas torres, la de la campana y la del tambor. La torre del tambor tiene un característico tambor enorme dentro de la misma mientras la torre de la campana tiene su imponente instrumento en el exterior. Suelen anunciar el comienzo y el fin del día tocando ambos respectivamente.

La entrada a las torres rondan los 30 yuanes por persona si sois estudiantes y desde lo alto de las torres, si la niebla no os lo entorpece, podréis disfrutar de unas excelentes vistas panorámicas de la ciudad, es estupendo pararse un momento y apreciar el contraste de la tranquilidad que hay arriba de la torre con el caótico gentío y tráfico que envuelve la ciudad. 

Todos los días en el interior de la torre de la campana hay espectáculo de música tradicional china utilizando instrumentos como el guzhen, el erhu o la pipa, con lo que si tenéis suerte como nosotros y coincide justo vuestra visita con el concierto podréis escucharlo de forma gratuita.  Por su parte, en la torre del tambor hay exhibición de percusión.

Un planazo para después puede ser pasear por el barrio musulmán, que se encuentra muy cerquita. Allí podréis demostrar vuestras habilidades para el regateo y comprar todo lo que queráis por unos precios que ni os los vais a creer. Nosotros aprovechamos para comprar por aquella época los regalos navideños y vinimos más cargados que el propio Papa Noél, pero es que nadie se podía resistir a comprar y comprar…

En esta zona de la ciudad hay que destacar la gran mezquita, una de las mayores y mejor conservada de todo el país teniendo en cuenta que data del año 742 en que se construyó para atender a los mercaderes llegados a través de la ruta de la seda desde lejanos reinos de Asia central como Samarkanda o Persia.

El centro de Xi’an es una zona muy bonita y la verdad es que la arquitectura que la rodea es una pasada y es que como ya hemos dicho varias veces, China es un lugar que nos tiene totalmente enamorados y nos descartamos la idea que en algún momento futuro acabemos viviendo allí una temporada.

Su gente es muy alegre y amable, pasear por sus calles es puro contraste, edificios del siglo XIII se mezclan con modernas edificaciones que te hacen ser consciente de que estas en el S.XXI, ya que si no fuera por ello y debido a la magnifica conservación de sus fachadas no sería nada disparatado llegar a imaginarte que te encuentras en la época China tradicional de la dinastía Ming allá por el S.XIII.

 Una vez hechas todas las compras y realizadas todas las visitas turísticas, nos fuimos a relajarnos al parque de la Pagoda de la Oca Salvaje en taxi. Se trata de un parque al sur de Xi’an fuera de la zona centro amurallada, al que nos acercamos en un taxi por menos de 20yuanes.

En el parque se encuentra la pagoda de la Oca Salvaje, precedida por una enorme fuente de chorros que emanan desde el suelo. No sabemos si simplemente coincidió o es algo que ocurre todos los días pero aquel día había unos enormes altavoces instalados y el mogollón de gente que se arremolinaban alrededor de la fuente nos hicieron presagiar que habría algún tipo de espectáculo.Así fue y en torno a las 6PM justo cuando caía la noche empezó a sonar la música y la fuente cobró vida  al ritmo de esta y se llenó de colores. 

La verdad que fue impresionante ver aquella fuente con cientos de chorros de agua repartidos en una extensión sin exagerar de 100m de largo. Y es que los chinos para temas de espectáculos lo hacen todo a lo grande.

Volvimos de nuevo al centro de la ciudad pero esta vez en el bus 609 que nos dejó en la puerta sur de la muralla por 1yuan/persona. Paseamos y cenamos antes de volver al hostel para descansar pensando ya en nuestra siguiente aventura… la visita a los guerreros de Terracota.

3 Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Leer entrada anterior
Un día inolvidable en el rio Li

Hoy vamos a compartir un día muy especial para nosotros, ya no por el sitio, el cual es uno de...

Cerrar