Phnom Penh, Parada técnica en la capital del Reino de Camboya

El bus arranca y nos despierta de golpe. Después de tres horas parados intentado conciliar el sueño con un aire acondicionado que se queda corto al lado del que debieron utilizar para congelar a Walt Disney, parece que al fin vamos a continuar el viaje. Resulta que tuvimos la brillante idea de coger un bus nocturno Ho Chi Ming – Phnom Penh pensando que viajando de noche llegaríamos antes a la ansiada Camboya. Y un huevo… ya que la frontera está a medio camino y lógicamente cerrada a cal y canto hasta las 6AM, que ingenuos que somos eh!!!
Pues si, resultó que llegamos a MocBai, el lado vietnamita de la frontera. de madrugada pero nos quedamos esperando a 200 metros de un nuevo país unas gélidas y largas horas, eso si, los primeritos que pasamos a Cambodia, menudas legañas tenían aun los oficiales de la frontera, nosotros en cambio ni una, lo nuestro eran ojeras y cualquier parecido con la foto del pasaporte era pura casualidad.
La primera imagen que nos llevamos de Camboya no mejoraba mucho la situación. Nada más pasar la frontera se agolpaban los casinos que por lo visto son de vietnamitas y tailandeses, y al poco el bus paró en un bareto guarrete al lado de la carretera donde solo nosotros y alguno más nos atrevimos a comer una baguete de tortilla que nos sentó de miedo; y menos mal porque la siguiente parada además de que se alargó, solo ofrecía suculentas arañas, grillos, saltamontes a la parrilla. Bueno en realidad también había fruta así que compramos unos plátanos, pero poco antes de subir se nos acercó un niño pidiendo y nos dio tanta pena que nos quedamos dos para nosotros y le dimos el resto, tan orgullosos por haberle dado algo al muchacho y zas en toda la boca… ¡al minuto los estaba vendiendo!
 

Continuamos otras 2 horas por lo menos hasta llegar a Phnom Penh, la capital del Reino de Camboya. El bus nos dejó cerca del medio dia al lado del mercado nocturno donde antes de sacar las mochilas del maletero ya se acercaban los tuk-tukeros y comisionistas. Nosotros pasamos como pudimos y nos fuimos a buscar un hotel barato para una noche. Miramos un par primero hasta llegar al Lyon d’or por 15 dólares con desayuno. Fue de los peores hasta el momento pero no queríamos perder ni un minuto más del necesario pues nuestro paso por Phnom Penh era fugaz.
 
Museo del Genocidio (S-21):
Lo primero que tenéis que ver es el museo del genocidio de los Jemeres Rojos. Está al sur del Palacio Real la en un tuk tuk por 2 dólares en un trayecto corto de apenas 10 minutos. Lo vimos rápidamente y sin apenas ganas de fotos pues el sobrecogimiento que nos invadió viendo la que armaron estos majaderos nos dejó bastante afectados. Se trata de un antiguo instituto que a los pocos años de la llegada al poder de los Jemeres Rojos se convirtió en una prisión y centro de torturas donde mantenía recluidos a miles de “sospechosos” de ir en contra del régimen.


Como os decimos, ver como tenían a la gente, ver las torturas que les infligían, ver las caras de las víctimas, incluidos ancianos o niños… fue bastante duro. Apenas sacamos fuerzas para dos fotos.


Si os apetece conocer más atrocidades de los Jemeres Rojos, también podéis ir a los campos de exterminio en las afueras de la ciudad. La verdad, a nosotros ya nos resulto bastante duro ver esto y no quisimos ir a los killing fields, el nombre con el que os ofreceran el trayecto cualquiera de los tuktukeros de Phnom Penh.


Palacio real:
A la salida del Muséo de genocidio cogimos otro tuk-tuk hasta la zona del palacio real donde aprovechamos para comer. Luego entramos al palacio por 6 dólares cada uno. Lo vimos en un par de horas pues a las 6 cerraba. 



Es muy parecido al del Bangkok pero más pequeño y por supuesto con muchos menos turistas. Tienen un templo con buda de jade también y una pequeña maqueta de Angkor wat en los jardines. 

¿Dónde comer?

Los sitios en los que comimos estaban muy cerca de nuestro hostel a escasos metros del mercado nocturno. Comimos en frente del río noodles con ternera y una pizza acompañados unas birras Angkor. Todo por unos 14 dólares. 
A la hora de cenar, fuimos al Blue Cat. Tomamos unas cervezas, pato con lemongras, arroz, y algo más que no recuerdo. También podéis pasar por el mercado nocturno donde hay múchos puestos de comida barata.


¿Cómo continuar el Viaje?

Compramos los billetes de autobús para continuar nuestro viaje a Siem Reap pero ya no quedaba ni uno en Mekong Exprés a las 7:15 y tuvimos que coger Sorya a las 7:45. El ticket nos costó 5 dólares por persona para un trayecto de unas 5 horas, al menos eso fue lo que juró y perjuró el vendedor. Sin embargo, al día siguiente no solo comprobaríamos que nos mintió en eso, no que va, al final casi nos quedamos sin sitio en el bus… pero esa historia tendrá que espera…

Guia de precios en Phnom Penh
Lo primero, llevar unos dólares que os harán falta para el visado y los primeros gastos hasta que podáis cambiar.
Habitación doble en Hostel con desayuno y AC :10$-15$
Comida para dos personas con cerveza: 14$
Trayecto en Tuk-tuk 1$-2$
Entrada al palacio Real: 6$/pax

One Comment

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Leer entrada anterior
Qué hacer en la increible Cappadocia

La región de Cappadocia es un lugar único en el centro de la mágica Turquía y no solo por los...

Cerrar